Complicaciones en el embarazo

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional suele aparecer hacia la mitad del embarazo debido a la presencia de una serie de hormonas que bloquean la función de la insulina, y, en la mayoría de los casos, desaparece después del parto.

Por regla general, sus síntomas son tan leves que, en muchos casos, pasan desapercibidos para la mayoría de las futuras mamás. Estos síntomas son mucha hambre, cansancio, ganas constantes de orinar y sed.

Normalmente la diabetes gestacional se detecta entre las semanas 24 y 28 de embarazo, cuando te realizan el llamado test de O’Sullivan, una prueba que determina si los niveles de azúcar en sangre son los adecuados. La diabetes durante el embarazo tiene riesgos considerados graves tanto para ti como para tu bebé, pero con un seguimiento puntual y un correcto tratamiento se consiguen eliminar las posibles secuelas.

Test de O’Sullivan y niveles de la diabetes gestacional

Es la prueba que normalmente se realiza a la mitad del embarazo para detectar la diabetes gestacional, aunque si eres una mamá de riesgo se suele adelantar. Para el diagnóstico se toma como referencia unos valores a partir de los cuales se determina si la padeces o no.

Para esta prueba deberás ingerir un jarabe azucarado con 50 gramos de glucosa, está muy dulce y resulta pesado de tomar, así que te recomendamos que lo pongas a la nevera y lo tomes fresco, será más fácil de ingerir. Cuando lo hayas tomado te recomiendan que estés en reposo, y a la hora en punto te extraerán sangre, si te sale un nivel de azúcar mayor de 140 mg/l, el test se considera positivo.

Pero esta prueba no será definitiva, entonces te harán la denominada curva larga, calma, en muchos casos en la corta das positivo y en la larga al final se descarta que tengas diabetes. Eso sí, no es agradable, pero ya verás, luego todos estos sacrificios merecerán la pena.

Para esta curva larga tendrás que tomar otro jarabe, pero en este caso con 100 gramos de glucosa, el doble del anterior, por tanto el doble de dulce, respira hondo y tómalo a sorbos pequeños porque puede ser que te dé angustia, y si lo vomitas tendrás que tomarlo de nuevo. En este caso te extraerán sangre tres veces, una cada hora, y durante ese tiempo no puedes ni comer ni beber nada, también tendrás de permanecer en reposo. Los valores normales para esta prueba son:

  • 190 mg/dl a la hora
  • 165 mg/dl a las dos horas
  • 145 mg/dl a las tres horas

Si al menos dos de estos tres valores son mayores, se diagnostica diabetes gestacional, si sólo das positivo en una es que no la tienes.

Diabetes gestacional: factores de riesgo

Aunque todas tenemos riesgo de padecer diabetes gestacional durante el embarazo, hay determinados factores que hacen que unas futuras mamás sean más propensas que otras. Estos factores de riesgo son:

  • Tener más de 35 años
  • Padecer obesidad antes del embarazo
  • Llevar una alimentación desequilibrada y tener malos hábitos alimenticios
  • Haber tenido diabetes gestacional en embarazos previos
  • Ser gestante múltiple, es decir, estar embarazada de gemelos o mellizos
  • Tener familiares de primer grado diabéticos.

Riesgos de la diabetes gestacional

 

  • Riesgos de la diabetes gestacional para la mamá

  • Mayor probabilidad de cesárea
  • Hipertensión
  • Parto prematuro
  • Diabetes gestacional en embarazos posteriores
  • Mayor probabilidad de padecer diabetes en el futuro.

 

  • Riesgos de la diabetes gestacional para el bebé

  • Macrosomía: Es decir, tamaño y peso del bebé excesivo, lo que podría provocar asfixia en el parto o algunos traumatismos.
  • Hipoglucemia: Bajo nivel de azúcar en sangre tras el parto.
  • Hipocalcemia: Bajo nivel de calcio.
  • Nacimiento prematuro.
  • Mayor probabilidad de malformaciones congénitas.
  • Inmadurez del recién nacido.

 

Tratamiento para la diabetes gestacional

El tratamiento de la diabetes gestacional consiste en mantener los niveles de glucosa en sangre de la madre entre 70 y 110 mg/dl, que son los considerados normales.

Antes de determinar el tratamiento a seguir los médicos valorarán tu edad, estado de salud, historial médico y el avance de la enfermedad. El tratamiento consistirá en hacer una dieta adecuada, la práctica de de deporte diaria para quemar el azúcar, y en casos extremos, se puede recurrir a la medicación oral o la insulina. También te deberás realizar controles de glucosa periódicos.

Diabetes gestacional: alimentación

diabetes-gestacional

En cualquier caso debes evitar las bebidas gaseosas, jugos de frutas, dulces y postres azucarados. También substituir el azúcar por la sacarina.

La futura mamá con diabetes gestacional debe seguir lo que se llama una dieta balanceada que ayude a controlar los niveles de azúcar durante el resto del embarazo.

Son necesarias consumir entre 1600 y 2000 calorías al día. En azúcares complejos un 40 o 60 por ciento de nutrientes (pan, fideos, galletas, empanadas, papatas, cebada); 25 por ciento en proteínas y un 15 a 25 por ciento en grasas.

Si bien los azúcares complejos forman parte de los hidratos de carbono es mejor que evites comer ciertos alimentos porque tu organismo podría asimilar grandes niveles de glucosa a través de ellos y sería dañino para tu salud. Veamos los más comunes: Bombones, chocolates, gaseosas, helados, golosinas (caramelos); mermeladas, dulces de membrillo o de leche, empanadas, postres con mucho azúcar. Por otro lado, los hidratos que no implican una rápida absorción de glucosa son: Las legumbres, el arroz, las pastas, panes y galletas.

 

Consulta un ejemplo de dieta para embarazadas con diabetes.

 

Diabetes gestacional e insulina

prueba-diabetes

Si con una dieta adecuada y algo de deporte no consigues controlar tus niveles de azúcar, existen medicamentos orales, compatibles con el embarazo, y la insulina que es inyectable pero muy eficaz en casos extremos.

La insulina se administra si no existe la cantidad suficiente en cuerpo de la madre o si hay resistencia a ella. Esto suele ocurrir, según las estadísticas, en un 35.40% de los casos.

Como decíamos se administra por vía externa, y la cantidad dependerá de los resultados del análisis que previamente te habrás realizado tu misma con una pequeña gota de sangre del dedo, esta sangre se incorpora a una tira reactiva que se inserta en un medidor de glucosa y en un par de minutos tienes el resultado.

¿Padeces o has padecido diabetes gestacional? ¿Qué consejos darías a las futuras mamás con este problema?

Forgot your details?