Complicaciones en el embarazo

Preeclampsia

La preeclampsia se encuentra entre las 10 complicaciones más frecuentes del embarazo. Combina presión arterial alta, más de 140/90, y una cantidad excesiva de proteína en la orina de la madre. Según la Preeclampsia Foundation, entre un 5 y un 8% de las mujeres embarazadas padecen este trastorno.

La preeclampsia puede ir de leve a severa,  y avanzar de manera lenta o muy rápida. No existe cura y sólo desaparece con el parto.

¿Qué es la preeclampsia y qué riesgos tiene para la madre?

preeclampsia

La preeclampsia tiene lugar cuando la placenta no llega a desarrollarse por completo y presiona los vasos sanguíneos de la madre. Lo que provoca es que los vasos se contraigan, ello genera hipertensión y disminución del riego. Puede detectarse antes de la semana 20 de gestación pero, en la mayoría de lo casos, se manifiesta durante la segunda mitad del embarazo. La preeclampsia afecta tanto a la salud de la madre como la del bebé, todo depende del momento del embarazo en el que se detecte y de la rapidez de su avance.

La falta de riego sanguíneo puede afectar a diversos órganos de la madre, especialmente los riñones, el hígado y el cerebro. Cuanto más intensa sea la preeclampsia, y cuanto antes se manifieste, más riesgos tendrá tanto para ti como para el feto. Aunque la mayoría de las mujeres que tienen preeclampsia presentan un caso leve poco antes del parto.

La preeclampsia no tiene por qué suponer un riesgo grave para la vida de la madre ni del bebé, si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento adecuado. En los casos más severos, puede provocar desprendimiento de placenta, con los riesgos que ello supone para el crecimiento del bebé.

Riesgos de la preeclampsia para el bebé

Cuando hay un menor riego sanguíneo hacia el útero el bebé puede tener problemas de crecimiento, ello también puede ocasionar desprendimiento prematuro de placenta, por lo que el bebé dejaría de recibir el oxigeno y la alimentación necesaria para su supervivencia. Pero no te precipites, esto sólo ocurre en los casos más extremos.

En estos casos más graves, lo que se hace es provocar el parto. Si fuera muy pronto, el bebé sufriría los efectos derivados de la prematuridad y se habría de someter a los pertinentes cuidados prenatales.

Preeclampsia: factores de riesgo

Los expertos no han identificado a ciencia cierta qué provoca la preeclampsia, pero si que han detectado ciertos factores de riesgo que hacen que unas mamás sean más propensas que otras a padecerla. Los factores más comunes que pueden ocasionar esta enfermedad son:

  • Haberla padecido en embarazos anteriores.
  • Embarazos múltiples.
  • Obesidad.
  • Una mala nutrición.
  • Si tienes antecedentes familiares com presión arterial alta.
  • La diabetes o la presión arterial alta antes del embarazo.
  • Embarazos antes de los 18 años o después de los 35.
  • Tener ovarios poliquísticos.
  • Desordenes inmunológicos.

Síntomas de la preeclampsia

Lo más preocupante de la preeclampsia es que en la mayoría de los casos no avisa, se presenta de repente y avanza con rapidez. Muchas veces sus síntomas se suelen confundir con las molestias típicas del embarazo, y no se detecta hasta que se practican controles más exhaustivos a las futuras mamás.

Los 10 principales síntomas de la preeclampsia

  1. Presión arterial alta: el nivel considerado leve es 140/90, y preocupante cuando se llega a 160/110.
  2. Náuseas, vómitos e incluso convulsiones en los casos más severos.
  3. Aumento repentino de peso, en cuestión de uno o dos días.
  4. La presencia de proteina en la orina.
  5. Dificultades para orinar.
  6. Manos, pies, tobillos y cara hinchados, en especial alrededor de los ojos.
  7. Visión borrosa.
  8. Mareos y dolor constante de cabeza.
  9. Dolor en la parte derecha del abdomen y hombro derecho.
  10. En el feto se manifiesta con poco crecimiento y bajo peso para su edad gestacional.

Tratamiento para la preeclampsia

preeclampsia

Debes saber que la única cura para la preeclampsia es el parto, porque se debe a problemas relacionados con la placenta, pero vigilada muy de cerca por tu médico puede aliviarse.

Si se trata de un caso leve se aconseja reposo, beber mucha agua y controlar la dieta. Si con esto no se consigue bajar la presión arterial puede ser que tu médico te recete algún fármaco. En los casos más severos se requiere hospitalización, dónde se vigilará muy de cerca tu salud y la de tu bebé, se te administraran medicamentos para bajar la tensión y también  para ayudar a la maduración pulmonar del feto por si es necesario hacer una cesárea de urgencia.

En la mayoría de los casos la preeclampsia se manifiesta de manera leve a partir de la semana 37 y tanto las futuras mamás com el bebé evolucionan de manera satisfactoria con un tratamiento adecuado

¿Pacedes o has padecido preeclampsia durante el embarazo? ¿Te apetece contarnos tu experiencia?

Forgot your details?